Cuando me explicaron el sexo tantrico no me lo creía en un principio, la posibilidad de estimularme el coño solo con hacerme un simple masaje, así que mi curiosidad hizo que me fuera a un profesor especializado.

El simplemente con las manos me puso cachonda perdida, mojándome el coño hasta limites insospechados; pero lo mejor fue cuando me comenzó a estimular el ano, ahí vi las estrellas hasta llegar a correrme.
Seguir leyendo entrada de porno anal »

No hay votos registrados
Compartir